Saltar al contenido

Hipoxemia, falta de oxígeno en sangre ¿Qué debo hacer?

La hipoxemia (falta de oxígeno en la sangre) es una afección en la que la presión parcial de oxígeno en la sangre cae por debajo de 60 mmHg. ¿En qué condiciones ocurre la hipoxemia? ¿Qué cambios ocurren en un organismo hipóxico? ¿Pueden las complicaciones poner en peligro la vida?

    • ¿Qué es la hipoxemia?

La hipoxemia (falta de oxígeno en la sangre) ocurre cuando hay muy poco oxígeno en la sangre. Una de las condiciones más importantes para mantener la homeostasis, es decir, el equilibrio interno del cuerpo, es mantener una adecuada oxigenación de la sangre arterial. Para asegurarlos, es necesario tener un contenido de oxígeno adecuado en el aire atmosférico, el buen funcionamiento del sistema respiratorio y un transporte eficiente de oxígeno desde los alvéolos a la sangre. Una alteración en el curso de cualquiera de estas etapas puede resultar en hipoxemia.

    • Hipoxemia e hipoxia

La hipoxia y la hipoxemia son estados similares pero no iguales. La hipoxemia es un término más limitado, significa una reducción de la oxigenación de la sangre arterial.

La hipoxia, por otro lado, significa hipoxia de los tejidos o de todo el organismo. La causa de la hipoxia puede ser hipoxemia, entonces estamos hablando de hipoxia hipóxica. Es aquí que la sangre insuficientemente oxigenada no puede proporcionar a los tejidos el oxígeno que necesitan. Sin embargo, conviene tener en cuenta que la hipoxia y la hipoxemia no siempre coexisten.

Sin embargo, la hipoxia también puede desarrollarse cuando los niveles de oxígeno en sangre son normales. Las razones de esto pueden ser una reducción en el volumen de sangre circulante o un mal funcionamiento del sistema circulatorio.

Un ejemplo de tales trastornos es el accidente cerebrovascular isquémico. El coágulo de sangre bloquea la luz del vaso, la sangre (a pesar de su oxigenación suficiente) no llega al cerebro, lo que provoca su hipoxia.

La hipoxia no siempre tiene que ser una consecuencia de la hipoxemia. La disminución de la oxigenación de la sangre desencadena mecanismos para prevenir la hipoxia tisular. Un buen ejemplo es el aumento compensatorio de la frecuencia cardíaca (taquicardia). A pesar de que hay muy poco oxígeno en la sangre, los latidos cardíacos más rápidos proporcionan a los tejidos suficiente.

La definición de hipoxemia en el mundo de las publicaciones médicas es a veces ambigua. La mayoría de los autores consideran que la disminución de la presión parcial de oxígeno en sangre por debajo de 60 mmHg es el criterio más importante.

Algunos también incluyen en esta definición una disminución en el porcentaje de saturación de oxígeno de la hemoglobina, es decir, una disminución de la saturación, por debajo del 90%. Otros consideran este parámetro como un indicador de hipoxia tisular.

    • Fisiología de la circulación pulmonar

Antes de explicar los mecanismos detrás de la hipoxemia, es importante comprender de dónde proviene el oxígeno y cómo se transporta.

La circulación pulmonar (denominada corriente sanguínea pequeña) comienza en el ventrículo derecho del corazón. Su función es bombear sangre no oxigenada al tronco pulmonar, que se divide en dos arterias pulmonares. Estas arterias se ramifican gradualmente en vasos de calibre cada vez más pequeño. Los más pequeños se llaman capilares (capilares) y forman una red densa que envuelve los alvéolos.

La pared capilar junto con la pared alveolar adyacente forman el llamado “Barrera alveolar-capilar”. Es a través de esta barrera que tiene lugar el intercambio de gases: el oxígeno penetra desde el lumen de la burbuja hasta la sangre en el capilar, mientras que el dióxido de carbono fluye en la dirección opuesta.

Luego, la sangre oxigenada se transporta a las venas pulmonares, desde donde se dirige a la aurícula izquierda del corazón. Vale la pena prestar atención al hecho de que en la circulación pulmonar, la sangre desoxigenada fluye en las arterias y la sangre oxigenada en las venas (a diferencia del torrente sanguíneo grande).

    • Hipoxemia: causas

Existen 3 condiciones básicas para asegurar un suministro adecuado de oxígeno en la sangre arterial:

  • suficiente oxígeno en el aire que respiramos.
  • el flujo correcto de aire con oxígeno a través del tracto respiratorio hacia los alvéolos.
  • flujo sanguíneo constante a los vasos pulmonares y la posibilidad de que el oxígeno penetre en él desde el aire inhalado.

Por tanto, el desarrollo de hipoxemia puede ser consecuencia de una variedad de situaciones, como:

      • Disminución de la cantidad de oxígeno en el aire atmosférico

Muy a menudo, experimentamos una disminución en el contenido de aire inhalado en las alturas. A medida que aumenta la altitud, la densidad del aire disminuye y la presión parcial de oxígeno disminuye. Por esta razón, mantenerse en alturas puede provocar hipoxemia y el desarrollo del mal de altura.

      • Hipoventilación , es decir, reducir el flujo de aire a los pulmones

La respiración ineficaz o su frecuencia demasiado baja dan como resultado una entrada insuficiente de aire oxigenado a los alvéolos. La disminución de la respiración puede ser el resultado de trastornos metabólicos, el uso de fármacos y una sobredosis de algunos fármacos (por ejemplo, analgésicos).

Los trastornos respiratorios también ocurren en enfermedades que interrumpen el trabajo de los músculos respiratorios, por ejemplo, en el grupo de enfermedades de las neuronas motoras (incluida la esclerosis lateral amiotrófica).

El centro respiratorio que impulsa la actividad inspiratorio-espiratoria se localiza en la médula alargada en el tallo cerebral . El daño a estas estructuras (por ejemplo, debido a isquemia o trauma) puede destruir el “centro de control” de la respiración, dando como resultado hipoventilación e hipoxemia posteriores.

La frecuencia respiratoria demasiado baja también ocurre en la apnea obstructiva del sueño. Es una condición médica en la que la respiración se detiene cuando duerme.

      • Alteración de la relación ventilación / flujo pulmonar

La oxigenación sanguínea efectiva es posible solo en el caso de su flujo continuo a los capilares, que rodean los alvéolos adecuadamente ventilados.

Si una parte del pulmón está mal ventilada (por ejemplo, debido a la aspiración de un cuerpo extraño o la inflamación, como en COVID-19), no se saturará de oxígeno a pesar del flujo sanguíneo normal.

También es posible lo contrario: los alvéolos están bien ventilados y contienen la cantidad adecuada de oxígeno, pero la sangre no llega a los capilares por alguna razón.

Un ejemplo típico de un trastorno circulatorio pulmonar es una embolia pulmonar , en la que el flujo de sangre desoxigenada a los vasos pulmonares está bloqueado por un trombo inherente.

    • Hipoxemia y metabolismo

La interrupción del suministro de oxígeno a las células provoca un cambio inmediato en su funcionamiento. Limitan su actividad y pasan a los llamados metabolismo anaeróbico.

La hipoxia prolongada provoca el desarrollo de acidosis metabólica progresiva, lo que provoca un daño irreversible de las células y su muerte. Las consecuencias de la hipoxemia pueden ser dramáticas, incluida la insuficiencia orgánica múltiple y la muerte.

Las células nerviosas son las más sensibles a la hipoxia: pierden su función después de 1 minuto de hipoxia. Las células del músculo cardíaco sobreviven en estas condiciones durante aproximadamente 4 minutos y los músculos esqueléticos, hasta 2 horas.

La hipoxemia repentina desencadena una serie de respuestas correctivas para minimizar sus efectos. La frecuencia cardíaca aumenta y la presión arterial aumenta y la frecuencia respiratoria aumenta.

Los músculos respiratorios adicionales están involucrados en el trabajo, lo que permite respirar más profundamente. En los órganos más importantes para la supervivencia (cerebro, corazón), los vasos sanguíneos se ensanchan para suministrarles la mayor cantidad de sangre posible.

En los pulmones, la respuesta a la hipoxia es vasoconstricción refleja. Si una parte del pulmón no está adecuadamente ventilada, la vasoconstricción dentro de ella permite que la sangre se mueva a áreas mejor ventiladas.

La hipoxemia crónica puede provocar vasoespasmo generalizado en los pulmones. De esta manera, se desarrolla hipertensión pulmonar, lo que coloca una carga excesiva sobre el ventrículo derecho.

    • Hipoxemia: síntomas

El diagnóstico de hipoxemia basado en los síntomas clínicos depende de su gravedad y posible compensación.

La hipoxemia aguda generalmente se manifiesta por una sensación de falta de aire , respiración rápida y mayor esfuerzo para inhalar. La frecuencia cardíaca a menudo aumenta a > 100 latidos por minuto.

Dado que las células nerviosas son las más sensibles a la hipoxia, los primeros síntomas de la hipoxia pueden estar asociados con trastornos neurológicos.

La confusión repentina, la desorientación o la alteración del habla siempre excluyen la hipoxemia.

Los síntomas de la hipoxia crónica del cuerpo pueden incluir: hiperemia secundaria (aumento del número de glóbulos rojos), cianosis y el llamado dedos en forma de palo (engrosados en las puntas). La hipoxemia prolongada en los niños puede causar un desarrollo psicomotor lento.

Las pruebas de laboratorio permiten el reconocimiento de la hipoxemia, un análisis de gases de la sangre arterial. Mide la presión parcial de oxígeno en la sangre. El rango válido para este parámetro es 75-100 mmHg.

Un resultado de menos de 60 mmHg es evidencia de hipoxemia. Una presión parcial de oxígeno tan baja suele corresponder también a una disminución de la saturación de la sangre arterial por debajo del 90%.

    • Hipoxemia: tratamiento

El tratamiento de la hipoxemia depende principalmente de la forma de la que se trate: aguda o crónica. El diagnóstico de hipoxemia siempre requiere determinar la estabilidad del estado del paciente.

Se requiere una intervención inmediata en caso de disnea grave, aumento de la frecuencia cardíaca, cambios en la presión arterial o síntomas neurológicos (confusión, demencia).

La hipoxemia aguda puede provocar hipoxia tisular y, en consecuencia, insuficiencia multiorgánica y muerte.

El contenido de oxígeno en la sangre aumenta con la oxigenoterapia. Con base en los resultados de la prueba, el médico selecciona el flujo de oxígeno apropiado para el paciente, que se administra a través de una máscara especial o la llamada bigote de oxígeno.

Existen diferentes tipos de mascarillas que le permiten administrar oxígeno en varias concentraciones; la concentración más alta se logra mediante una máscara con una bolsa de reserva (hasta el 90% de oxígeno en la mezcla respiratoria).

En los casos más graves, puede ser necesario utilizar dispositivos de soporte respiratorio creando presión positiva en las vías respiratorias durante la inhalación. Se llama ventilación mecánica.

En algunos pacientes, es posible utilizar ventilación no invasiva, en la que la respiración se apoya en una máscara conectada a un ventilador. La ventilación invasiva está reservada para los enfermos más graves.

El paciente bajo anestesia general es intubado, su propia respiración es “apagada” y la ventilación es asumida por un ventilador.

Todos los métodos descritos anteriormente son tratamientos sintomáticos. La administración de oxígeno puede ayudar a estabilizar la condición del paciente, pero encontrar las causas de la hipoxia siempre es clave. La terapia de oxígeno también requiere un monitoreo constante del estado del paciente (mediciones regulares de saturación, por ejemplo, con el uso de un oxímetro de pulso, gasometría).

En las enfermedades que conducen a hipoxemia crónica (con mayor frecuencia enfermedades pulmonares, como EPOC, fibrosis pulmonar, asma grave), puede ser necesaria la oxigenoterapia crónica.

Actualmente, los concentradores de oxígeno son populares, lo que permite la terapia de oxígeno en el hogar. El paciente debe respirar a través de una máscara de oxígeno conectado a un concentrador durante al menos 15-17 horas al día.

La oxigenoterapia prolongada prolonga la supervivencia y mejora la calidad de vida de los pacientes.